Enfermedades

DESCRIPCIÓN DE ENFERMEDADES QUE TRATAMOS EN RPL OFTALMOLOGÍA INTEGRAL

AMETROPÍAS (MIOPÍA, HIPERMETROPÍA, ASTIGMATISMO)

Cuando los rayos de luz no logran enfocarse adecuadamente en la retina para formar una imagen nítida, entonces tenemos un defecto refractivo como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Cada una de ellas requiere de un tipo distinto de lente para corregir la posición de los rayos de luz y lograr una imagen nítida. Las distintas opciones para corregir estos defectos refractivos son: lentes de armazón, lentes de contacto o corrección con cirugía.

Ninguno de los métodos mencionados es mejor al otro en el 100% de los casos. Es importante tomar en cuenta el tipo de refracción, la cantidad de dioptrías, la edad del paciente y el estado de salud del ojo para considerar cuál de las opciones es la mejor para cada paciente.

 

CATARATAS

 

Catarata es la opacificación del lente cristalino. El cristalino es el lente que todos tenemos dentro del ojo y que debe ser transparente al nacer. Una vez que el cristalino se opaca, estorba el paso de luz hacia el interior del ojo y eso hace que se pierda nitidez en las imágenes y si la opacificación continúa puede incluso llegar a producir ceguera.

 

CONJUNTIVITIS

 

Conjuntivitis se refiere a cualquier inflamación de la membrana que cubre al ojo y la cara posterior de los párpados (conjuntiva). Estas inflamaciones lo mismo pueden ser por infecciones virales, bacterias, alergias, irritantes o químicos.  Pueden ser agudas o crónicas. El manejo específico y oportuno según su etiología permite una recuperación más rápida y limita el riesgo de complicaciones o secuelas.

 

CHALAZIÓN (PERRILLA)

 

El chalazión consiste en la inflamación y enquistamiento de una glándula sebácea en el párpado. Pueden o no ser dolorosas y en su mayoría resuelven con manejo médico, sin embargo en algunos casos requieren de retiro quirúrgico.

 

DESPRENDIMIENTO DE RETINA

 

La retina es un tejido muy delgado que se encuentra en el interior del ojo, adherida a su superficie interna como un tapiz. Es un tejido muy importante ya que es el único tejido en el ojo con capacidad para registrar las imágenes y traducirlas en impulsos nerviosos. La retina debe permanecer adherida a la pared interna del ojo para funcionar adecuadamente y cuando esas dos capas se separan, a esa separación la llamamos desprendimiento de retina.

El desprendimiento de retina constituye una urgencia ya que mientras más rápido se vuelva a adherir la retina, menos daño sufrirá.

La retina puede desprenderse por diversos motivos: traumatismos, grandes esfuerzos, miopía alta, diabetes mellitus, cirugías oculares previas, entre otras. En algunos casos puede llegar a desprenderse la retina de manera espontánea.

Algunos síntomas que sugieren desprendimiento de retina son: percepción de luces (relámpagos, destellos), percepción de manchas o puntos o telarañas que flotan, disminución súbita de la visión (a manera de una cortina que obstruye parte del campo visual). Ante cualquiera de estos síntomas se debe acudir de inmediato con el oftalmólogo para una valoración.

 

ESTRABISMO

 

Llamamos estrabismo a cualquier tipo de desviación ocular. Existen diversas causas de estrabismo y puede presentarse a cualquier edad. Dependiendo del tipo de estrabismo y de su etiología el tratamiento del mismo puede ser médico, quirúrgico o con uso de lentes para corregir la posición del ojo desviado.

 

FRACTURAS DE ÓRBITA

Las fracturas de órbita se deben a accidentes con golpes de alto impacto como en un accidente automovilístico o por golpes oculares directos con pelotas pequeñas como de tenis o squash.  Cuando se fractura la órbita, el ojo se aprecia hundido, se puede presentar visión doble, además de tener moretones importantes y edema, todos estos cambios pueden no ser tan evidentes y pueden requerir la evaluación de un experto.  No todas la fracturas de órbita requieren cirugía.  Cuando se necesita, se coloca una placa en las zonas donde se fracturó para mantener el volumen y poner las estructuras en su posición original.

 

GLAUCOMA

 

Glaucoma es una enfermedad progresiva  y degenerativa del nervio óptico. La mayoría de las veces se asocia a una presión intraocular elevada, sin embargo esta condición no es requisito indispensable para desarrollar glaucoma. Existen varios tipos de glaucoma y casi todos ellos son asintomáticos hasta sus últimas etapas, cuando podemos notar disminución en la capacidad visual, disminución del campo visual y en última instancia ceguera irreversible.

Esta enfermedad es particularmente peligrosa por ser asintomática, motivo por el que la persona afectada no busca atención médica de manera oportuna en muchas ocasiones.

 

OBSTRUCCIÓN DE VÍAS LAGRIMALES

 

La obstrucción de vías lagrimales puede ser congénita, la presentan con lagrimeo los lactantes después del primer mes de vida, se acompaña de secreción abundante y algunas veces con inflamación entre el ojo y la nariz.  Estas obstrucciones se corrigen la mayor parte de las veces con un procedimiento quirúrgico sencillo llamado sondeo y algunas veces ameritan la colocación de un tubo de silicón.  Los adultos también pueden presentar obstrucción, sin embargo dependiendo del sitio de la obstrucción la corrección es con cirugías diferentes.

                       

ORBITOPATÍA TIROIDEA

 

Algunas enfermedades de la tiroides son de origen autoinmune y cuando este es el caso, la enfermedad autoinmune puede estar dirigida también al tejido orbitario (los tejidos que rodean al ojo). Esta situación hace que el tejido orbitario aumente de volumen, empujando y proyectando al ojo hacia el frente. Las consecuencias pueden ser desde leves como un ligero cambio en el aspecto de los ojos, pero pueden llegar a ser graves como daño permanente a la córnea por sobreexposición o disminución de la visión por compresión del nervio óptico.

Es muy importante una valoración por el orbitólogo en todo paciente con antecedente de enfermedad tiroidea y con sintomatología ocular o con francos cambios en el aspecto de los ojos y los párpados.

 

PTERIGIÓN (CARNOSIDAD)

 

El pterigión es un crecimiento benigno que se genera a partir de tejido conjuntival y que invade hacia la córnea (el tejido transparente en la superficie del ojo). Es posible manejarlo con medicamento cuando es muy pequeño, sin embargo cuando el tamaño ya es suficiente para que genere malestar, para que sea cosméticamente inaceptable o para que comprometa la visión, el único tratamiento posible es la cirugía para retirarlo.

 

PTOSIS DE PÁRPADO (PÁRPADO CAIDO)

 

La ptosis de párpado se refiere a tener el párpado superior en una posición más baja de la adecuada, el paciente puede notar que uno o ambos ojos parecen estar más cerrados o más chicos. Son muchas las posibles causas de ptosis y la mayoría de ellas requieren de cirugía para corregir la posición del párpado.

 

RETINOPATÍA DIABÉTICA

 

Retinopatía diabética se refiere al daño progresivo que sufre la retina debido a la diabetes mellitus. Existen varios grados de retinopatía, algunos sólo requieren del control estricto de la diabetes mientras que los grados más severos pueden requerir de administración de láser, medicamentos inyectados al interior del ojo o incluso cirugías para limitar el daño.

La retinopatía diabética constituye una de las principales causas de ceguera en nuestro país. Todo paciente diabético debe revisar su retina por lo menos una vez al año con su oftalmólogo para detectar esta enfermedad de manera temprana y evitar así su progresión.

  

 

TUMORES DE CONJUNTIVA, PÁRPADOS Y ÓRBITA

 

Es parte de la labor del orbitólogo el diagnosticar y tratar cualquier crecimiento tumoral cercano a los ojos, ya sea en párpados o más profundo en la órbita donde son poco accesibles. Algunos de estos tumores son benignos y otros no lo son, en todos los casos debe tratarse por el experto ya que en la órbita hay muchas estructuras susceptibles de daño por compresión o por un abordaje quirúrgico inadecuado.

Nuestras orbitólogas cuentan además con amplia experiencia en oncología ocular y han manejado exitosamente un gran número de casos de tumores orbitarios.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 Consultorio

Corporativo Homero

Consultorio 804.

Av. Homero 1804,  

Col. Chapultepec Morales.

Miguel Hidalgo, CDMX.  

Hospital San Ángel Inn 

Patriotismo. Consultorio 612

Av. Patriotismo 67. 
Col. San Juan.

Benito Juárez, CDMX

Citas:

(55) 5395 6639​

(55) 5395 6643

Citas:

(55) 5611 7709

Síguenos en nuestras redes:

® Derechos Reservados EYE Doctor México 2018 · © México 2018

 Consultorio

¿Cómo llegar?